Categories
CONSEJOS

ESCORTS ARGENTINAS: ¿LAS MEJORES DEL MUNDO?

Las maravillosas Escorts Argentinas son casi un atractivo más del país. Gastronomía única, paisajes inolvidables y una cultura sorprendente no son los únicos encantos argentinos. Sus mujeres también se incluyen cómodamente entre las maravillas locales. Especialmente si son profesionales dedicadas a satisfacer demandas exigentes.

Si hubiera un “Campeonato mundial de Escorts”, las argentinas no bajarían nunca de los primeros lugares. Pero… ¿Cómo y de qué manera se puede evaluar que una de estas mujeres profesionales del deseo sea realmente de “clase mundial”?. Hay muchos los aspectos a considerar para poder decir que una escorts tiene tal nivel.

Actitudes y aptitudes

Veamos algunas de las cualidades que deben adornar a una chica que aspira a cumplir sus deseos gracias al complejo, pero fascinante trabajo de las maravillosas Escorts Argentinas.

  • Nunca se repetirá lo suficiente que el concepto “escort” está asociado con mujeres de una gran belleza, con estudios e incluso titulaciones universitarias, capaces de sostener conversaciones interesantes y profundas.
  • Es decir: cuanto más estudies, mejor. Recordemos que ya casi es un lugar común encontrar chicas que trabajan como Escorts (por su cuenta o en agencias) para solventar sus estudios terciarios.
  • Lo anterior es fundamental, considerando que muchas veces son contactadas para actuar como acompañantes en eventos sociales de alto standing. Deben estar preparadas no solo para el sexo en muchas modalidades (que siempre podrán elegir, de acuerdo a lo que les resulte más grato y cómodo). La idea es ir más allá de lo sexual.
  • El buen servicio de una Escort de excelencia, debe incluir la posibilidad de experimentar algo similar a una relación afectiva auténtica. Porque les será requerido muchas veces. De modo que debe prepararse para un “acting” parecido. Para esto es necesario una cierta preparación y predisposición. Es aconsejable consultarlo con una “veterana” de la profesión, para que de algunos “Tips” indispensables.
  • Idiomas: Igual que con todo en la vida, manejar más de un idioma abre muchas puertas. En este caso particular, si la Escort habla fluidamente, al menos, inglés, sus posibilidades laborales se multiplican, pudiendo además recibir divisas “fuertes” por sus tareas.

Las maravillosas Escorts Argentinas también deben saber…:

  • Crear contenido: Cuanto más lo hagas, más visibles serás, y, por lo tanto, tus posibilidades laborales se amplían. Puedes escribir en un blog, o hacer videos con imágenes que no solo sugieran sexualidad. Y escribir tus perfiles con técnicas de “Copywriting” y “Storytelling”. Si estos conceptos te resultan ajenos, sería muy bueno que averigües de qué se trata. Y de ser necesario, que contrates a un profesional para hacerlo. Todo es una inversión en ti misma, no lo dudes.
  • ¡Manejar tus finanzas! No solo es necesario; podemos decir que es indispensable que puedas llevar adelante toda tu vida financiera con total independencia. Nunca está demás contratar a un profesional, pero lo ideal es que puedas hacerlo sin ayuda. También en cuanto a impuestos: si es necesario que los pagues, es perfecto que puedas liquidarlos con solvencia y tu sola.
  • Cuidar la reputación: En este negocio, las recomendaciones “boca a boca” son fundamentales. Una medida elemental para ello no solo es dejar clientes satisfechos. Y que deseen fervientemente volver a verte. También lo es NO hacer “promociones” u ofertas. Nada de “Black Friday”, ni cosa parecida. Fijas tu tarifa y no te mueves de ahí. Nada de regateo, porque eso te juega en contra. No lo olvides.
Categories
HISTORIA

ESCORTS ARGENTINAS EN LA HISTORIA

Desde los tiempos fundacionales del país, las escorts argentinas se hicieron presentes. Es lógico, considerando que la nación se fundó alrededor de un puerto, al que llegaban migrantes de distinta calaña. Y también mujeres “de la vida” o de “mala vida” (como se les decía, con una mezcla de compasión y desprecio). Venían a satisfacer los apetitos carnales de esos migrantes fundacionales.

Digamos que solo entre 1870 y 1914 ingresaron a la Argentina unos
seis millones de extranjeros, casi todos europeos. Eran sobre todo
españoles e italianos, franceses, suizos, alemanes, rusos y polacos. De
estos seis millones, poco más de la mitad se radicaron definitivamente.

Esto creó nuevos estamentos sociales completos, en distintos puntos del país, pero, como siempre, la gran vidriera fue Buenos Aires. Era un gigantesco impacto para la política, la economía y la cultura del país.

Cómo no podía ser de otra manera, pegó fuerte en los usos y costumbres del comercio sexual. El principal de esos cambios fue el comienzo de la “trata de blancas”. O sea, la prostitución orquestada como una verdadera industria por grandes organizaciones. Ya no era el proxeneta barrial aislado que manejaba cuatro o cinco mujeres. Lo de “trata” estaba claro; tenía la misma implicancia de hoy. Lo de “blancas” era porque de Europa venía una gran cantidad de mujeres de origen o al menos apariencia eslava: muy pálidas, rubias y de ojos claros.

De simples prostitutas a refinadas escorts argentinas

Se llegó a tal nivel, que en 1930 fue denunciada, investigada y desbaratada una organización internacional llamada “Zwi Migdal”. Con la pantalla de una mutual, se dedicaba a la trata de personas. Sus miembros eran mayoritariamente judíos polacos, que traían al país a mujeres del este europeo, engañadas con promesas de prosperidad.

La organización delictiva tenía unos 400 miembros, con su sede principal en Buenos Aires y ramificaciones en otras ciudades argentinas y naciones vecinas. Hubo más de un centenar de condenas por asociación ilícita, corrupción, lesiones y juego ilegal.

Paralelamente a esa “industrialización” del comercio carnal, aparecían finos salones con mujeres no menos finas. Muchas estaban allí por propia decisión. No forzadas ni engañadas por nadie.

Porque la visión de la sociedad sobre la prostitución había cambiado dramáticamente en pocos años. “La prostituta, tipo necesario del vicio, no es más que el instrumento pasivo en el que van a amortiguarse las pasiones brutales de los hombres, atemperando así los instintos y produciendo en la sociedad la tranquilidad y el orden. Sin ella, la pureza de las costumbres no tardaría en desaparecer, convirtiéndose en la guardiana más eficaz de la virtud” (R. Helman Gauna -1900- “Apuntes sobre la prostitución y la sífilis”).

Tiempos (más) modernos

En ese entendimiento, la prostitución y el trabajo de las escorts argentinas también cambió. Y empezaron a aparecer otro tipo de establecimientos. Con otras mujeres, por supuesto.

Comenzaron a funcionar ciertos prostíbulos que le cambiaron la cara a “la profesión más antigua del mundo” en Buenos Aires, más precisamente en lo que hoy es el microcentro, o San Nicolas. “Ese barrio fue el precursor de las casas lujosas atendidas por extranjeras, cuyo aval era la complacencia en orgías sexuales, atributo del que solía carecer la mercadería autóctona. Las casas estaban puestas a todo lujo. En su interior podían hallarse los muebles más finos de la época, costosas alfombras, espesos cortinados de brocato, confortables sofás. En el salón, un infaltable piano y un ambiente veladamente iluminado, siempre perfumado por esencias orientales. Todo ello con el fin de crear el exotismo necesario para animar los apetitos sexuales” (René Briand —”Crónicas del tango alegre”— Buenos Aires, 1971)

Habían surgido las escorts VIP argentinas (aunque las primeras fueron “importadas”) El resto es historia, que iremos conociendo más adelante.

Categories
Uncategorized

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!